lunes, 18 de abril de 2016

CUENTO



Erase una vez un tranquilo pueblo en el que siempre hacía buen tiempo y apenas llovía, hasta que en el pasado invierno, contra todo pronóstico, empezó a diluviar de forma inesperada. Todo comenzó con unas pocas gotas que parecían normales, pero acabo de unas horas la lluvia caía con más intensidad y así durante toda la noche. Al día siguiente, el cielo se despejó un poco y parecía que la tormenta había acabado. Pero no fue así y continuó el diluvio día tras día y un río cercano al pueblo se desbordó. El agua de río se llevó consigo coches, árboles y todo lo que se encontraba en el camino. Los vecinos veían desde sus balcones como la corriente invadía las calles y por una de ellas vieron a un niño agarrado a una rama. uno de los vecino, no se lo pensó y se dispuso a ayudar al niño hasta subirlo a su balcón, toda la calle aplaudía a este nuevo héroe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario